CLICK AQUI PARA ESCUCHAR

La pobreza vuelve a colocar al Gobierno frente a la peor cara de una crisis por ahora sin piso

0

 

Un informe de Unicef alertó sobre la creciente cifra de pobreza infantil. Y esa perspectiva podría agravarse si la economía sigue en pendiente. El último informe del REM habla de una caída de 12,5% del PBI. El Gobierno y las organizaciones sociales analizan planes

La semana cierra con dos datos realmente graves sobre los efectos de la crisis agudizada por la cuarentena. Unicef acaba de presentar un informe actualizado sobre la Argentina, con una proyección del 62,9% de pobreza infantil hacia fin de diciembre. Ayer, el Banco Central difundió el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), con una estimación de 12,5% de caída del PBI para este año. Son dos cifras asociadas en el cruce de estadísticas sobre el deterioro socioeconómico, con un agravante: si la realidad termina confirmando esos pronósticos de contracción de la economía, la pobreza infantil escalaría al menos otros tres puntos al concluir 2020.

El Gobierno no expuso reacción directa frente al informe referido, aunque de hecho el impacto amplio de la crisis –y no sólo su traducción en una fuerte caída del empleo- marcó el día de ayer. Alberto Fernández ratificó promesas al hablar de manera virtual con los movimientos sociales más alineados con el Gobierno, en el día de celebración de San Cayetano. La misa central sí hizo referencia explícita a la pobreza. Y ese es de hecho el eje de las negociaciones que viene sosteniendo el Gobierno con los jefes de esas organizaciones: alguna forma de asistencia sostenida. Las limitaciones presupuestarias ya habrían hecho descartar algunos borradores.

La pobreza infantil llegaría al 62,9 por ciento a fin de año, según la última estimación de Unicef.
La pobreza infantil llegaría al 62,9 por ciento a fin de año, según la última estimación de Unicef.

El Presidente volvió a destacar la extensión del Ingreso Familiar de Emergencia, aunque como ya lo vienen señalando algunos funcionarios, también expresó sorpresa por el número de beneficiarios: cerca de 9 millones de personas. El IFE, a pesar de ciertas deficiencias y hasta de algunas superposiciones en la asistencia, expone señales convergentes de la crisis: el impactante número de personas que se inscribieron y las dificultades para sostenerlo en medio de las limitaciones fiscales. Es además un instrumento que, según se admite en medios oficiales, debería ser repensado a la salida de la cuarentena. No tiene tampoco el sentido conceptual de la AUH, el programa más valorado en todo el arco político y entre expertos en la materia.

El Gobierno analiza alguna alternativa frente a la demanda que plantean las organizaciones sociales, que en rigor integran algunas líneas de gestión. Son conversaciones con referentes del Movimiento Evita, de la CCC y de Barrios de Pie. Parece abandonada la idea de una especie de salario universal y se estaría pensando en programas más amplios, que garanticen algún tipo de ingreso pero con alguna estructura parecida a otros planes que se vinculan al trabajo y al estudio. Por supuesto, la fórmula no sería sencilla, porque debería articular la salida del IFE y debería hacerlo en un contexto de poco margen presupuestario, entre otros puntos.

No está claro si el Gobierno lo está evaluando de este modo, pero en definitiva pesan el tipo de contención social y la mirada más de fondo sobre el dilema que representa la pobreza, no sólo en la coyuntura de la caída económica. Es sabido: la gravedad de la crisis impone medidas rápidas de asistencia y contención. La siguiente demanda es cómo generar procesos de inclusión en las etapas de mejora económica. Del modo de encarar esa ecuación surge la agudización o freno al problema de la pobreza estructural, que según se admite estaría ya por encima del 30 por ciento.

Misa virtual por San Cayetano. Allí se advirtió sobre el grave problema de la pobreza entre chicos y adolescentes.Misa virtual por San Cayetano. Allí se advirtió sobre el grave problema de la pobreza entre chicos y adolescentes.

El reciente informe de Unicef fue hecho como es habitual en base a datos del Indec y tomando la última estimación del FMI sobre evolución del PBI, entre otros elementos. El último cálculo del Fondo fue una contracción del 9,9% para este año. Y la cifra de pobreza infantil difundida esta semana trepó al 62,9 por ciento. Eso significa que un año, el país pasaría de 7 a 8,3 millones de chicos y adolescentes por debajo de la línea de pobreza.

El anterior trabajo de Unicef había sido difundido en mayo último (fue 58,6 por ciento), en base a una proyección del FMI que señalaba una caída del PBI de 5,7 puntos porcentuales. Los trabajos del Fondo, fruto de su propia mecánica, tienen cierto delay, pero ese es el parámetro para otros organismos. Entre los consultores locales, varios hablan de alrededor de 13 puntos de contracción -un pronóstico similar al del REM-, todo atado además a lo que ocurra con la cuarentena.

Esas cifras reflejan proyecciones y cruces de estadísticas. La realidad está expuesta en la calle. Y la decisión central es del Gobierno. Las medidas de coyuntura en la crisis anticipan de algún modo las perspectivas de políticas para los tiempos de mejora económica. Ese es el doble mensaje de la asistencia.

Fuente INFOBAE

Share.

About Author

Comments are closed.