CLICK AQUI PARA ESCUCHAR

RADIO EN VIVO!

Juegos Panamericanos: el básquetbol ganó su primer gran título post Generación Dorada

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

3071307w740Jugó como un novato. Y no está mal, porque fueron sus primeros Juegos Panamericanos. Pero Luis Scola tiene 39 años. Es el último eslabón de la transición entre la Generación Dorada y este nuevo grupo de jugadores que merecían un título desde hace rato y finalmente lo obtuvieron. Y, con 28 puntos, fue el goleador del equipo en la final sobre Puerto Rico (84 a 66).

Es el primer título argentino en esta competencia desde la cita de Mar del Plata 1995. Pero además, es la primera vez en la historia que en el nivel panamericano, la Argentina gana un título fuera de casa. Los anteriores fueron en aquel torneo en la ciudad balnearia; el Premundial de 2001, en Neuquén, y el Preolímpico de 2011, también en Mar del Plata. Esta vez fue de visitante, y con un plantel de basquetbolistas que consigue su primer gran logro.

Facuando Campazzo fue el líder del recambio. Como se sabía, como se esperaba. Culminó con 10 tantos y 12 asistencias.
El partido
En el arranque, el equipo de Sergio Hernández le dio continuidad a la actitud mostrada en la semifinal contra los Estados Unidos. Los jugadores lucieron concentrados y aplicados en los ataques, así como enfocados y esforzados en defensa. Claro que la diferencia en el resultado no tuvo nada que ver con lo que pasó ante los norteamericanos. Puerto Rico, si bien no tuvo a su principal equipo en este torneo es, al menos, una formación ciento por ciento profesional. Y el desarrollo de juego fue más parejo y difícil.Luis Scola lideró la ofensiva argentina (12 puntos en el primer tiempo), Facundo Campazzo llevó las riendas (5 asistencias) y Patricio Garino marcó la pauta de una defensa robusta. Fueron, como en la mayoría del torneo, los tres hombres que más peso tuvieron en las decisiones argentinas.

El parcial de 12-0 del arranque no estaba destinado a durar. Los boricuas son intensos, atléticos y encontraron impulso para la recuperación en el ímpetu de Benito Santiago Jr., un alero de gran personalidad y buenos recuersos técnicos. El peso en el juego interior, con Emmanuel Andújar y Devon Collier, también le dio a los centroamericanos un dominio en los rebotes. El juego se emparejó sobre el final de la segunda mitad, que concluyó 40 a 30 para la selección.En el tercer cuarto hubo una baja en el rendimiento argentino. Si bien se sostuvo la ventaja y hasta llegó a estirarla a 14 puntos, el equipo se mostró impreciso en el manejo y algo nervioso. Puerto Rico nunca dejó de presionar y se mantuvo en juego, dejando una sensación de peligro. El partido no estaba definido.Si los boricuas no recortaron más la diferencia fue sólo porque Campazzo asumió la ofensiva. Y en el último cuarto, el comienzo nomás fue demoledor. Un triple de Laprovittola, un doble de Scola, un Campazzo implacable en la conducción y ya no hubo resto para el rival.

La diferencia hizo que en los últimos cuatro minutos fueran sólo una formalidad. Con los jugadores emocionados y con Sergio Hernández que pedía en los tiempos muertos calma. «Estamos a minutos de ser campeones panamericanos. Disfruten, pero jueguen con seriedad», les dijo. Y vaya si lo hicieron.

Share.

Comments are closed.